Páginas

Follow by Email

miércoles, 12 de octubre de 2011

La Flexibilidad del Cerebro por Claudia López Vargas


La capacidad de cambio que tiene el cerebro ofrece esperanzas para prevenir y tratar enfermedades cerebrales. Observaciones importantes al respecto son:
  • Ø Algunas personas pueden retrasar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Entre más estimulada está una persona, menor es la posibilidad de que muestre los síntomas de la enfermedad. La razón es simple: la actividad intelectual genera más reserva sináptica que compensa, por lo menos parcialmente, la pérdida causada por la alteración.
  • Ø Siempre es posible lograr alguna recuperación en casos de embolias cerebrales. Aunque en estos casos existen áreas permanentemente alteradas, se pueden crear nuevas rutas que rodeen la zona dañada o retomen la función de esa área.
  • Ø Los estudios con tomografía por emisión de positrones (PET) ha mostrado que las víctimas de embolias cerebrales se recuperan estableciendo nuevas conexiones dendríticas. La recuperación depende, en parte, del tipo y la localización de la lesión, al igual que de la edad del paciente y de su historia médica. En algunos casos se piensa que neuronas adyacentes aumentan sus redes y retoman la función del tejido dañado. También, otros centros cerebrales que gobiernan las acciones involuntarias expanden su papel para compensar las funciones alteradas.
La actividad intelectual debe de ser variada y permanente. Existen muchas actividades que estimulan el cerebro, aquí algunos ejemplos:
  • Ø Estar involucrado de manera activa en áreas que no sean familiares o automáticas. Cualquier actividad que sea desafiante intelectualmente puede ser útil para incrementar la actividad cerebral. Escoger algo divertido pero poco familiar puede ser una buena idea. Por ejemplo un programador de computadoras podría practicar música, una bailarina podría interesarse por la historia o la geografía.
  • Ø Ejercitar la mente. Hacer crucigramas o armar rompecabezas representan ejercicios sencillos pero excelentes de las habilidades verbales y espaciales. Son ejercicios intelectuales que se encuentran al alcance de todos.
  • Ø Tocar un instrumento musical. El cerebro tiene que resolver todo un problema de control muscular, además de aprender a leer notas en un pentagrama y correlacionarlas con sus dedos para crear tonos. Debe de seguir compases y escuchar melodías. Esta es realmente una actividad compleja y de muy alto nivel.
  • Ø Hacer reparaciones caseras. Aprender a reparar algo como los frenos del carro o un aparato de la casa es una manera de ejercitar el cerebro. La solución no es lo más importante, lo más importante es el desafío, el imaginar las posibles soluciones, el buscar alternativas de arreglo.
  • Ø Dedicar algún tiempo al arte. Si tienes una buena capacidad verbal, toma entonces un curso de pintura. Si eres bueno en pintura, toma un curso de redacción, escribe en un periódico o lee y aprende poesías. Desarrolla más capacidades de las que tienes, el arte es un muy buen vehículo para lograrlo.
  • Ø Mantener una actividad física permanente. Existe una correlación entre la actividad física y el mantenimiento cognoscitivo. Ejercicio físico moderado puede llevar a una mayor activación de todo el cuerpo. Se aumenta el flujo sanguíneo. La sangre lleva oxígeno y éste alimenta al cerebro. Hay que hacer actividad nueva y que requiera pensar. Aprender a bailar tango o merengue puede ser mejor que saltar en la casa toda la noche.
  • Ø Estar con gente inteligente e intelectualmente desafiante. La forma más placentera de incrementar la actividad cerebral es conocer e interactuar con personas inteligentes e interesantes. Discusiones intelectuales, búsqueda de soluciones a problemas actuales y juegos de mesa, como el ajedrez, pueden ser altamente positivos.
Si quieres profundizar en el tema, consúltanos. En tu camino hacia el éxito, déjate acompañar por Sombra, Personal Coaching.

No hay comentarios: