Páginas

Follow by Email

viernes, 18 de noviembre de 2011

Inteligencia naturalista por Claudia López Vargas


La inteligencia naturalista se refiere a la capacidad humana de reconocer la flora y la fauna (es decir, cosas vivas de la naturaleza, como plantas y animales) y diferenciarlas de los elementos que no son vivos (por ejemplo, las rocas, o incluso cosas artificiales o artefactos culturales, como los automóviles, las ropa, los zapatos, etcétera). Esta inteligencia, por tanto, implica la capacidad para reconocer plantas, minerales y animales.
Para sobrevivir el ser humano ha utilizado esta destreza productivamente en la caza y el cultivo. Nuestros antepasados desarrollaron la habilidad de distinguir especies animales y vegetales basándose en las características de las hojas, de los frutos y del tipo de reproducción. Actualmente los niños y jóvenes pasan una gran parte de su vida en centros comerciales, practicando algún deporte o jugando con el wii o Xbox y tienen poca oportunidad de entrar en contacto y desarrollar y estimular este tipo de inteligencia.
Gardner señala que, mientras en el ámbito natural la inteligencia naturalista se manifiesta y se emplea para identificar y clasificar, en las modernas sociedades urbanizadas los niños y jóvenes la utilizan para reconocer, repartir y organizar tarjetas, estampas, timbres, automóviles y zapatos tenis.
Desde el punto de vista biológico, nuestro sistema nervioso tiene capacidad para reconocer patrones y hacer conexiones sutiles. También existen áreas en el cerebro que son responsables de percepciones sensoriales agudas y sitios relacionados con la discriminación y la clasificación de objetos.
Un excelente ejemplo de un gran científico con una alta inteligencia naturalista es Charles Darwin, fundador de la teoría moderna del origen y evolución de las especies por medio de la selección natural, hoy enriquecida por muchos científicos comprometidos con esta área.
Si quieres profundizar en el tema, consúltanos. En tu camino hacia el éxito, déjate acompañar por Sombra, Personal Coaching.

No hay comentarios: