Páginas

Follow by Email

lunes, 26 de septiembre de 2011

Dormir menos y mejor Por Claudia López Vargas



Lo que sigue es una estrategia que puedes emplear para prolongar el tiempo que tienes disponible para dormir. Está basada en la distorsión del tiempo, es decir, en la forma como el tiempo es codificado por nuestro cerebro.

1. Regulariza la respiración, acostado boca arriba.

2. Recuerda    tres    situaciones,   una    a  una, donde   hayas   experimentado   una prolongación  del  tiempo real.  Elige situaciones en las que el tiempo se te haya hecho muy largo,  comparado  con el tiempo real transcurrido: esperar a una persona que no llega  a  una  cita,  esperar  la  luz  verde  en  un semáforo cuando tienes mucha prisa, esperar en una larga fila en un banco, etc.

3. Revive  en  tu  mente cada una de esas situaciones, una a una y en forma asociada; tomate el tiempo necesario.

4. Cuando  estés  listo, solicita  a tu mente inconsciente que lleve a cabo un análisis de cada  una  de  esas  situaciones  y que extraiga los elementos comunes en cada una de dichas experiencias.  Confía  en  que  esta tarea será llevada a cabo a la perfección por tu mente inconsciente, ya que este análisis no lo vas a lograr de manera consciente.  Si es preciso, haz “como si” tu mente inconsciente estuviera llevando a cabo ese análisis.

5. Después, formula  en  términos  positivos, cual va a ser tu estado al despertar por la mañana: repítete a ti mismo cosas como: “voy a amanecer lleno de energía y ganas de iniciar mi día”, “voy a amanecer descansado y relajado”, etc.  Si así lo deseas, puedes fijar la hora a que te deseas levantar, en horas y minutos.

6. Una  vez  por  la  mañana, refuerza  el  estado positivo en que te quieres encontrar, diciendo  cosas como:  amanecí  lleno  de  energía  y  con  ganas  de  iniciar  mi  día”, “amanecí descansado y relajado”, y frases por el estilo. 
 
Prueba  con  paciencia   este  método,  pronto  lo  harás  de  manera  automática,  sin prestarle  atención  al  proceso.

Este es un ejercicio muy funcional en el ajetreado ritmo de vida que llevamos hoy en día, en donde las horas de trabajo y desplazamiento se amplían para ir dejando cada vez menos horas de sueño.  Verás como en poco tiempo empiezas a despertar cada vez más descansado y lleno de energía.

Si quieres profundizar en el tema, consúltanos.  En tu camino hacia el éxito, déjate acompañar por Sombra, Personal Coaching.


3 comentarios:

antroman y arceeautobot dijo...

Y QUE PASA CUANDO LLEVO UNA SEMANA SIN DORMIR? PUEDO HACERLO PAULATINAMENTE? DIGO, ULTIMAMENTE HE TENIDO PROBLEMAS DE SUEÑO SUPER SEVEROS, A TAL GRADO DE NO PODER DORMIR HASTA EN UNA SEMANA.
GRACIAS POR LA AYUDA

Claudia López Vargas dijo...

Claro que puedes y debes de hacerlo paulatinamente. Si no hubieras dormido ni unos minutos en toda una semana estarías en el hospital. Lo que pasa es que al lograr conciliar el sueño es tan inquieto que parece que no descansamos y por ende que no dormimos. Todo ésto nos habla de tus altísimos grados y niveles de estrés. Puedes poner en práctica lo que aquí se sugiere pero no te funcionará al 100% mientras no bajes tus índices de estrés.

Claudia López Vargas dijo...

Algo que te puede ser de mucha utilidad es una terapia de relajación, tal vez una buena mecánica podría ser la meditación profunda con visualizaciones enfocadas a este cometido. Nos ponemos de acuerdo para darte una cita y poder ayudarte de una manera más eficiente.