Páginas

Follow by Email

martes, 17 de julio de 2012

El Arte como sanación holística Parte II por Claudia López Vargas



PSIQUIATRÍA. Aunque con menos años de bagaje, en España existen numerosos proyectos que buscan valorar sus efectos. Un ejemplo de ello es el trabajo llevado a cabo, en la Clínica Puerta de Hierro de Madrid, con enfermos mentales. Es una experiencia piloto enmarcada en un proyecto de investigación a tres o cuatro años, fruto de un acuerdo entre la Universidad Complutense y el hospital, que sostiene que, entre sus múltiples observaciones, está el hecho de que la evolución de la enfermedad queda claramente reflejada en las obras. 

La experiencia clínica es fantástica y los pacientes se sienten muy cómodos. El objetivo es que estos enfermos se mantengan en contacto con el entorno y devolverlos a la realidad y el medio es la expresión y la exploración de sus emociones a través de la creación. 
ALZHEIMER. El crecimiento del arteterapia responde a la tendencia que se observa en los últimos años de dar más relevancia a los aspectos emocionales o psicológicos de la enfermedad a la vez que se atiende el lado puramente biológico. Se ha aceptado ampliamente que el estado anímico, el estrés y la agresividad tienen un impacto importante en la salud física y en la evolución de los enfermos. 

Esta técnica proporciona un canal de comunicación empleando la forma de lenguaje más ancestral e instintivo que son los símbolos. Las pinturas, los instrumentos musicales y el propio cuerpo —a través de la danza y del teatro— se transforman en frases que transmiten las vivencias más ocultas de la persona. Es más fácil llegar a situaciones a las que no podemos acceder por medio de la palabra.

En muchos casos, los pacientes están incapacitados para expresarse verbalmente, como es el caso de algunas personas con enfermedades neurodegenerativas o de los niños autistas. Evidentemente no se trata de curar el Alzheimer, el objetivo es mejorar la calidad de vida y frenar el deterioro cuando es posible. Además, ayudamos al equipo sanitario y a la familia a manejar al paciente y se les puede ayudar a comprender que, aunque no pueda recordar nada todavía, el paciente tiene capacidad para sentir.

De hecho, esta forma de afrontar o de detener la pérdida de facultades provocada por el Alzheimer encaja con las últimas investigaciones que demuestran que mantener cierta actividad mental retrasa el empeoramiento. 

Aunque en arteterapia se puede trabajar en grupo o individualmente, la forma de tratar a cada paciente es específica. En este sentido, Patxi del Campo, musicoterapeuta y Director del Instituto Música, Arte y Proceso de Vitoria, España, afirma que siempre se debe de trabajar a partir de las necesidades de cada persona. Los pacientes con Alzheimer en las primeras fases de la enfermedad, conservan la memoria más lejana, pero tienen dificultades con los acontecimientos más recientes, entonces, se deben buscar músicas que les evoquen el pasado y después emplear esas canciones para incorporar cosas nuevas. 

La psicooncóloga y dramaterapeuta (o especialista en psicodrama) Fabiola Hernán-Cortés, nos sugiere que en patologías como el Alzheimer y el cáncer, se trabaje un poco más con las familias que con los propios pacientes. En cualquier caso, el objetivo es muy similar: Ayudar a las personas del entorno a asumir la situación de su familiar y que, de este modo, puedan apoyarle de un modo más eficaz. Otros colectivos que se pueden beneficiar de esta práctica son las personas que han sufrido abusos, los ancianos y los niños con discapacidades, problemas de comunicación, de relación o que viven situaciones familiares conflictivas. 

SANOS. Sin embargo, no sólo las personas que sufren alguna patología pueden disfrutar del uso terapéutico del arte. El ICE, un centro de formación de educadores de la Universidad Autónoma de Barcelona, financió talleres dirigidos por Sibylle Cseri, arteterapeuta plástica y Marta Moreno, dramaterapeuta, dentro de un programa de la Generalitat enfocado a trabajar la inteligencia emocional. 

Los participantes eran los profesores de una escuela de primaria cercana a Barcelona. Según Cseri estos profesionales se sintieron muy satisfechos con la experiencia y encontraron en esta técnica un modo de liberarse del estrés y del síndrome del quemado, muy frecuente en este colectivo. 

Resulta una terapia funcional y vivificadora para altos ejecutivos, CEO´s, Directores y Presidentes de empresas ya que ellos, a pesar, de haber triunfado laboral y socialmente, sienten que han olvidado una parte de sí mismos. En general se describen como prisioneros del entorno social y familiar. Las imágenes o las obras que crean les permiten reencontrarse con ellos mismos, con quiénes son realmente y alcanzar un cierto equilibrio en medio de jornadas frenéticas.
El arteterapeuta es simplemente un guía ya que la búsqueda personal se hace al ritmo del individuo. Cada uno elige el camino y el grado de profundidad que quiere alcanzar en esta autoexploración del “yo” más profundo y primordial.

Si quieres profundizar en el tema, consúltanos. En tu camino hacia el éxito, déjate acompañar por Sombra, Personal Coaching.

No hay comentarios: